Realizamos tala de árboles peligrosos y de gran altura.

Tala de árbolesEntendemos por tala de árbol la extracción de un árbol desde su base. Sólo debemos la tala en casos como árboles muertos, muy deteriorados o árboles que suponen un peligro potencial para bienes y personas. Solo se debe considerar la tala de un árbol como la última de las opciones posibles.

Talamos árboles de gran altura sin necesidad de grúas, realizando un trabajo muy técnico para bajar las partes del árbol en trozos y partes pequeñas con cuerdas, arsenes y sistemas de trepa

Eliminamos las ramas enfermas o muertas de los árboles.

En la tala de un árbol, al contrario que en la poda, el trabajo comienza de abajo hacia arriba, no sólo para facilitar nuestra labor, sino también para conseguir una mayor precisión en la bajada de las ramas. Una vez realizado el apeo y y quitado las ramas del árbol, comenzamos a tirar el fuste (tronco) de forma dirigida. Si el tronco tiene un tamaño reducido, procedemos a dar el último corte, dando la tala por concluida.

Antes de poder realizar la tala de un árbol se debe  consultar la normativa vigente, así como presentar los permisos necesarios.

Además hay que tener en cuenta que con el objetivo de proteger el medio ambiente la tala de árboles requiere de una serie de permisos y licencias que de no solicitarse pueden acarrear multas muy elevadas, incluso si el árbol a talar se encuentra en una propiedad privada. Para poder obtener el permiso se ha de presentar una solicitud en el Ayuntamiento o junta municipal, aportando toda aquella documentación que se requiera desde la administración. La ordenanza de la tala de árboles es bastante similar en casi todas las Comunidades Autónomas